La importancia de la gestión de la MPD

La realidad profesional dentro del mundo del deporte en cuanto a gestión de Marca Personal Deportiva es otra, existe una dualidad entre los grandes deportistas gestionados por grandes agencias de representación, multinacionales o agencias de comunicación y el resto de deportistas que no cuentan con los medios profesionales para explotar su marca (Deportistas de clase media).

Se establece un nuevo escenario, donde la figura del DirCom, dentro de la gestión deportiva empieza a ser valorada tanto por patrocinadores, clubes, federaciones y los deportistas comienzan a entender la necesidad de una gestión profesional

La aparición del 2.0 está cambiando el ámbito profesional, ahora los deportistas y sus gestores quieren, mediante una buena gestión de su marca personal, aprovechar la buena imagen que tiene la figura del deportista en la sociedad para ser la opción preferente de clubes, seguidores, medios y patrocinadores. Creando entornos que gravitan alrededor de su marca personal y que le ayudan a crear micro segmentos que pueden aprovechar para conectar a los patrocinadores con sus seguidores.  

 

Intro-ikercasillasworld.pngPor eso motivo, los deportistas comienzan a tener webs personales y gestionar sus RRSS, bien de forma estratégica asesorados por agencias o de forma intuitiva, para generar conversaciones de forma directa que les ayude a conectar con sus públicos, beneficie a sus patrocinadores o les ayude a conseguir repercusión.

La complejidad en la que está envuelto el deportista, el fuerte arraigo emocional que despierta, el interés mediático, económico y social, sus líneas de retorno, la aparición de las redes sociales, su posición prescriptora en la sociedad y la idea de una construcción a largo plazo, todas ellas son características que van asemejando al deportista y su gestión al concepto de empresa de entretenimiento.

El primer paso es que los deportistas y sus gestores deben realizar un ejercicio de compresión de la realidad que los envuelve, de las diferentes variables que los asemejan a una empresa de entretenimiento, pero con diferentes matices que la diferencia de una empresa estándar. Antonio LACASA menciona que: “los grandes deportistas tienen conciencia de que son grandes empresas en tanto en cuanto tienen un gestor que se lo hace saber”.

Si tenemos claro que el condicionante humano es el principal valor diferencial y, a su vez, valor añadido que tiene el deportista en comparación con cualquier otro tipo de empresa; el aspecto emocional es el principal baluarte para crear conexiones duraderas y fieles hacia su propia marca. Mientras en una empresa se deben crear esas conexiones de forma artificial a través de diversas acciones, el deportista en sí mismo es un valor emocional al que únicamente hay que darle visibilidad creándole espacios donde conectar con sus públicos.

20160511-635985909458960018_20160511191816-kdXE-U401936154219uyB-992x558@LaVanguardia-WebOtra de las diferencias con respecto a una marca comercial es que la gestión de la marca del deportista debe intensificarse en los años en que está el deportista en activo, para construir una marca que le sirva después de su vida deportiva.

La gestión, por tanto, no atiende tanto a intereses económicos, sino que está más bien enfocada a crear una marca con valor añadido que sea consumida por sus públicos durante y después de su vida deportiva. Álvaro MONTOLIU, pone luz a este punto: “Ese grupo de profesionales que velan por la imagen del deportista, deben saber que a los 35 años se va acabar y, por tanto, se debe preguntar el deportista y sus gestores qué vamos a hacer”.

La principal diferencia radica en la necesidad de crear líneas de futuro alrededor de la marca del deportista, durante la vida del deportista en activo, involucrándolo para construir ese futuro profesional fuera del deporte y respaldado por su marca personal.

El principal objetivo del DirCom de la marca personal del deportista es construir dicha marca teniendo claro el condicionante humano y la necesidad de incluir al deportista dentro de la construcción de su propia marca, otro condicionante diferencial a tener en cuenta dentro de su estrategia de gestión.

Por tanto, la construcción de la marca del deportista no debe basarse únicamente en explotar su imagen para comercializar productos o servicios, sino en construir una marca con valor añadido independientemente de su explotación económica. Y, en este punto, es también diferencial con respecto a una empresa, donde se busca el retorno económico desde el primer día. En cambio, la construcción de la marca del deportista es una consecuencia, pero no el fin en sí mismo.

A continuación, se mostrarán los aspectos conclusivos principales, que tiene que el nuevo perfil de gestor debe ser capaz de conocer y gestionar, entendiendo al deportista como una empresa:

1 Ámbitos

  • Ámbito institucional: Este primer punto basa parte de su trabajo en gestionar la misión, visión y los valores siempre entorno a la filosofía corporativa de la empresa y el modo de comunicar los intangibles de la misma.
  • Ámbito organizacional: Define y lleva a cabo la cultura de la empresa, planificando cada acción y generando los contenidos necesarios para llevarla a cabo.
  • Ámbito mercadológico: Supervisa que la comunicación de la empresa expuesta en cada soporte o acción comunicativa ayude a crear la imagen corporativa.

2 Funciones genéricas

  • Definir, planificar, ejecutar y evaluar la estrategia global de comunicación de la marca personal.
  • Ejercer de relaciones públicas del deportista en tareas de comunicación ante los públicos.
  • Definir, planificar, supervisar y evaluar la comunicación integral del deportista.
  • Gestionar y potenciar los activos intangibles del deportista.
  • Controlar y supervisar que las personas que gestionan directa o indirectamente al deportista  lleven a cabo la cultura empresarial.
  • Prevenir, gestionar y evaluar las posibles crisis comunicativas que pueda surgir y afectar a la marca personal del deportista.
  • Ejercer como consultor interno en las diferentes áreas del deportista.

3  Objetivos

  • Transmitir una imagen integral y global de la empresa.
  • Obtener un valor de marca reconocible por los públicos en base a la gestión de los valores de la empresa.
  • Integrar los 3 ámbitos bajo un mismo prisma comunicativo.
  • Reforzar o cambiar la cultura organizacional.
  • Obtener un feedback de los diferentes públicos.

El nuevo gestor de la marca personal de un deportista debe ser una figura que tenga conocimientos en comunicación y marketing, que ayude al deportista a crear, construir, desarrollar y proteger su marca personal; pero también a comercializarla, para ser una marca fiable a corto, medio y largo plazo.

Es decir, se busca una gestión profesional que subsane las carencias actuales que existen en la gestión actual. Se desea encontrar un perfil gestor que aúne experiencia, pero también conocimientos, dos aspectos importantes si se quiere alcanzar el ideal de gestión de una MPD.

Te invito a dar una vuelta por mi web personal. !Te espero!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s