¿Y SI VOLVEMOS A EMPEZAR?

Sin título-1Crear una marca personal  lleva tiempo, esfuerzo y muchas horas de trabajo, incluso contando con profesionales a tu lado, pero después de la adrenalina del despegue se tiene que mantener la velocidad de crucero.

Día tras día vas trabajando hasta que se van convirtiendo en años y tu marca personal comienza a ser reconocida. En ese instante echas la vista atrás y lo que empezó  siendo un artículo en tu blog han acabado siendo cientos, lo que era tu primer cliente ahora ya son más, aquellas colaboraciones se han convertido en proyectos o cuando acudes a un evento ya la gente te reconoce…

Pero cómo seguir año tras año sin perder la motivación, y creerme que suele pasar, períodos en los que dudas que camino escoger, acciones que no han tenido la repercusión que esperabas o servicios que se han democratizado perdiendo el valor diferencial inicial.

Durante este tiempo he visto a profesionales comenzar su marca personal con muchas ganas pero desfallecer al principio del camino, otros dejarlo cuando consiguen un puesto en una empresa y otros tantos que creían que estar presente en las redes sociales sin un plan claro era más que suficiente.

4dd1e7bc9723876e5478e79ccaedf07eLo que realmente te puede agotar es el tiempo e ir construyendo tu marca personal en círculos, sin un camino claro que seguir. Repitiendo siempre los mismos movimientos, las mismas acciones, sin evolucionar ni adaptarte, creyendo que aquello que te diferenciaba perdurara siempre.

Os voy a contar de qué forma busco la motivación, intento cada año afrontarlo como si fuera el primero, volver a empezar, retornar a las mariposas que sientes cuando escribes tu primer post o te llama tu primer cliente. Esa es la clave para mantener tu velocidad de crucero, para que cada año nuevos proyectos o colaboraciones vean la luz, la magia de seguir moviéndote cuando todo parece pararse.

¿Cuál es el tuyo?  #nosvamosadivertir

Un comentario sobre "¿Y SI VOLVEMOS A EMPEZAR?"

  1. Mi motivación es imaginarme el resultado final, tener siempre claro dónde quiero llegar, aunque en el camino haya un largo aprendizaje de prueba y error. Y sí, no dejar nunca que las mariposas desaparezcan. Un piropo sobre el trabajo hecho hasta ahora me sirve de gasolina, y un obstáculo, me recuerda que el camino es todavía largo y no puedo pararme y dejar de recorrerlo. 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s